El cambio de casa para un niño

El cambio de casa para un niño
20 enero, 2016

cambio de casa para los niños

Normalmente suele ser por motivos de trabajo, pero es habitual, antes sobre todo, como había que cambiarse de domicilio. Quizás 500 kilómetros o más en busca del porvenir. Pero claro, en este problema los que siempre sufren son los niños, sobre todo dependiendo de la edad. Os voy a contar mi caso cuando tuve que irme a vivir a Daganzo, una localidad de la comunidad de Madrid , ya que saqué allí plaza. Lo primero que hice es ponerme en manos de la inmobiliaria Fresno para que me buscara la mejor casa.

Y así fue, ahora mismo estoy viviendo en uno de los mejores chalets de Daganzo, pero claro, mi hijo no lo acaba de ver así. Y aunque nos ha costado, yo desde el primer día quise poner mucho de mi parte.

Está claro que en un cambio de casa, mi hijo Miguel necesitaba que sus padres les transmitieran un mensaje de tranquilidad y seguridad. Explicar a un niño pequeño acerca de un cambio de casa puede convertirse en algo muy divertido, pero si se sabe hacer. Recuerdo como le conté un cuento, en el que éramos una familia de piratas que tenía que irse de la casa porque éramos perseguidos por un barco de piratas malos. Tuve que emplear hasta disfraces, menos mal que ahora de manera on line les puedes conseguir de todas las temáticas.

Está claro que a los niños les gusta las novedades, por eso le animé diciendo que tendría parques, mucho verde, más espacio para juegos, que estaría más cerca de la escuela, y todo lo que se me ocurriera, ahora bien, todo siendo cierto, porque mi hijo otra cosa no, pero memoria tiene un rato, por lo que se acordaba de todo que le prometí.

También le incluí en los trabajos de la mudanza, ya que como es muy activo estaba encantado. Pero tienes que tener en cuenta que si no es así, no tienes que agobiarlo, permítale que se quede durante los días de la mudanza, en la casa de algún familiar, o de algún amigo de confianza. Así lo mantendrás alejado de todo el estrés que supone una mudanza.

Más truquillos, pues por ejemplo cuando se haya hecho la mudanza, anima al niño a explorar la nueva casa. A descubrir rincones secretos, además de pedir su ayuda para decorar su nueva habitación, y determinar lugares para sus juguetes. Esto le hizo ser partícipe del nuevo hogar.

Afortunadamente ahora estamos muy contentos. Miguel ha hecho amigos con otros niños de pisos de Daganzo, va con ellos al colegio y es uno más. Incluso, y como curiosidad, su mejor amigo ahora mismo es el hijo de la chica de la inmobiliaria Fresno. Afortunadamente ahora no es como antes, que cuando perdías a un amigo, o le mandabas una carta, o ya le habías perdido para siempre. Tanto mi marido como yo y mi hijo mantenemos las anteriores amistades de Bilbao gracias a las nuevas tecnologías. Los emailes, el whatsapp o el skype se han convertido en la mejor herramienta para sentirnos cerca. Y es que se usan cada vez con menos edad, aunque esto no siempre es bueno.

Así pues, esta es la mejor forma de que un niño no note los cambios de una casa. SI tiene menos de tres años no te preocupes porque los expertos dicen que no se dan cuenta, pero ya con más, hay que tener mucho cuidado. Y ojo, porque si son adolescentes habrá que tener mucho más cuidado, pero eso ya lo dejo para un próximo artículo. Espero que este te haya servido.

 

Deja una respuesta