El sistema educativo de nuestros hijos

El sistema educativo de nuestros hijos
23 enero, 2017

Decía Nelson Mandela que “la educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”. Efectivamente, en la educación de un pueblo reside su prosperidad, su libertad. El filósofo alemán Kant nos recordaba que “un pueblo educado es un pueblo libre”. Es decir, que lo que importa es que el niño aprenda a pensar por sí mismo, que la educación que reciba vaya más allá de sacar buenas notas y aprobar exámenes, aunque por supuesto esta parte es también sumamente importante y primordial en su formación. De hecho, yo soy la primera que estoy de acuerdo en que hay que aprobar, por lo que llevo desde hace muchos años a mis hijos a una academia de Sevilla que tiene buena fama, Pupilos, donde ofrecen programas formativos de calidad que complementan la formación académica de los alumnos con el claro objetivo de que aprenda, se forme y consiga superar con éxito las pruebas y exámenes del curso escolar. Pero vamos a conocer mejor cómo funciona la educación en España.

El sistema educativo en nuestro país está regulado por la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, en la que se señala que la escolarización es obligatoria desde los 6 a los 16 años, durante los cuales los alumnos pueden acudir a las escuelas públicas donde su educación es gratuita ya que está financiada por el Estado, si bien los padres deben pagar los libros y el material escolar.

¿Cómo se estructura la enseñanza escolar en nuestro país?

  • Educación infantil, o preescolar. Se extiende desde los primeros meses del niño hasta los seis años. Comprende dos etapas, desde los 0 a los 3 años y desde los 3 a los 6 años. En estas etapas se atiende fundamentalmente a la formación y desarrollo afectivo del niño, a su motricidad, a que adquiera progresivamente autonomía en sus hábitos diarios y de la vida social, al aprendizaje de la comunicación y el lenguaje, a la convivencia, a las relaciones sociales con los compañeros mediante el juego…
  • Educación primaria. Se inicia a los 6 años y dura hasta los 12, comprendiendo seis cursos lectivos. El objetivo de esta etapa escolar es ofrecer a los alumnos una educación básica en expresión oral, escrita, de la aritmética, de la cultura, música, educación física y de idiomas extranjeros, todo ello orientado a la búsqueda de una formación integral del alumno. Es primordial en esta etapa que adquieran unos buenos hábitos de estudio y de trabajo.
  • Educación secundaria (ESO). Se desarrolla entre los 12 y los 16 años. Actualmente desde el curso 2015-2016 consta de dos ciclos, el primero de ellos de tres cursos y el segundo de un solo curso en el que el alumno puede escoger entre su desarrollo para orientarse hacia la iniciación del bachillerato, o por el contrario orientado a la iniciación de la formación profesional. La educación secundaria está orientada para fortalecer hábitos de estudio y de trabajo, así como a la ampliación de conocimientos y preparación para estudios superiores o su incorporación a las enseñanzas profesionales.
  • No forma parte de la enseñanza gratuita y obligatoria, puesto que es de carácter voluntario. Se desarrolla en dos cursos, correspondiéndose en alumnos con edades comprendidos entre los 16 y 18 años. Desde el curso 2015-2016 los estudiantes deberán elegir según sus intereses o vocación de futuro por una de las siguientes modalidades: Ciencias, Humanidades y ciencias sociales o Artes. Al finalizar el bachillerato los estudiantes pueden optar entre acceder a la universidad o a la formación profesional.
  • Formación profesional. Es una enseñanza igualmente de carácter voluntario, donde el alumnado se prepara para una actividad profesional y para su salida al mercado laboral. En España actualmente se ofertan más de ciento cincuenta títulos profesionales, siendo los de administración y gestión, seguido de informática y comunicación, los que según estudios realizados ofrecen mayores salidas laborales. Existen dos tipos de formación profesional, los ciclos de grado medio y los ciclos de formación superior, en los que cada uno de ellos consta de dos cursos.

Los estudios superiores

Estos son los estudios universitarios. Los estudios en universidades españolas se establecen por créditos, siendo por lo general de cuatro años de duración. Cada universidad dentro de su autonomía decide los títulos oficiales de grado y de máster que imparte, así como su duración. España es conocida por su gran número de titulados superiores, pero lo cierto es que en la actualidad esto ya no garantiza un puesto de trabajo y hay muchos jóvenes trabajando por debajo de su cualificación y por unos salarios bastante pequeños.