Momento de máxima importancia para el cuidado de la salud dental de los menores

Momento de máxima importancia para el cuidado de la salud dental de los menores
25 noviembre, 2022

La salud dental es una de las que siempre suele correr un mayor peligro en la vida diaria de la gente. En primer lugar, porque la exponemos cada vez que comemos o bebemos algo, o sea que podríamos decir que está expuesta de manera continua. Y, en segunda instancia, porque es una de las que más fácil solemos olvidar. Que no pueda ocasionarnos la muerte no quiere decir que no nos pueda acarrerar otro tipo de problemas a lo largo de nuestra vida. Y deberíamos hacer todo lo posible por cumplir con ella.

Es especialmente peligroso que no le inculquemos a los más pequeños esa necesidad de cuidar de sus dientes. Debemos recordar que las personas de corta edad son como esponjas y que todo lo que aprenden, lo asumen y lo aplican en su día a día. Por tanto, que sepan desde muy jóvenes que cuidar de sus dientes tiene una gran importancia es clave para que tengan todas las garantías posibles en el futuro cuidado de su boca y que esta parte del cuerpo les dé la lata lo menos posible. Lo notarán en su calidad de vida y en su bienestar, que no es poca cosa.

En el portal web Bebés y Más se ofrecen 11 claves para cuidar de la boca de los más pequeños y son las que siguen:

  • Hay que elegir un buen dentífrico, que sea reconocido.
  • La cantidad de pasta tiene que ser similar al tamaño de un guisante.
  • Es importante que los padres supervisen el cepillado de los niños para corregirles si cometen algún error.
  • Deben cepillarse como los mayores, tres veces al día, siendo el cepillado más importante el de la noche, antes de dormir.
  • Hay que visitar al dentista al menos una vez al año.
  • Es idóneo que la primera visita al dentista se produzca cuando empiecen a salir los dientes. De ese modo, se corrgirán posibles anomalías tempranas.
  • Es importante transmitirles en lo que consiste la visita al dentista a los niños y quitarles cualquier tipo de miedo.
  • Hay que ponerle un límite racional (den cinco cucharadas) de azúcar al día.
  • Debemos tener en cuenta que los productos ‘bajos en azúcar’ no están exentos de este ingrediente.
  • En el almuerzo y la merienda, es imprescindible recordar que la fruta y verdura son buenas opciones y que, además, alargan la vida.
  • El agua y la leche son las bebidas más favorables para los dientes.

En una información compartida por el Consejo de Dentistas en su página web oficial en el año 2017 se indicaba el número total de niños menores de 12 años que sufren caries en sus dientes primarios. Esa cifra era de 1’8 millones, lo cual es un auténtico terremoto para la salud dental en España y evidencia que tenemos un problemas que debemos solucionar a la mayor brevedad posible. No cabe la menor duda de que tenemos mucho trabajo por delante para convencer a los más jóvenes de que es de suma importancia que cuiden de sus piezas dentales a fin de promover su salud.

Desde esta clínica dental en León, clínica dental García Lorente, nos han indicado que estamos en un momento clave para asegurar y garantizar la salud dental de los menores en los momentos en los que nos encontramos y también de cara al futuro. Sus profesionales han indicado en repetidas ocasiones en los últimos meses que la pandemia ha tenido un efecto negativo en lo que respecta al mantenimiento de una buena salud mental entre esos menores y que hay que hacer todo lo posible por incentivarla para seguir educando en valores como el cuidado del bienestar personal de cada cual.

Un peligro mucho más grande de lo que se cree

Todo lo que hemos venido comentando hasta ahora implica peligros que son bastante más importantes de lo que la gente tiende a creer. Una mala salud dental no solo puede implicar problemas a la hora de comer o beber, sino que también puede provocar infecciones en nuestra boca, infecciones que terminen afectando a otras partes de la cabeza como lo son los oídos, por poner un ejemplo. Por lo tanto, el consejo ha de estar claro: debemos tener un cuidado continuo y pormenorizado de nuestra salud mental… y la de los más pequeños y pequeñas.

Es evidente que, si enseñamos a los y las peques la relevancia que va a tener la salud dental a lo largo de su vida, van a poner mucho más empeño en conservar esa salud dental y van a adquirir la costumbre de cepillarse los dientes a diario y visitar al dentista al menos una vez al año. Estos son los valores mínimos que debemos inculcar y que deben regir la educación saludable de los y las menores.