Los más pequeños se merecen los mejores cuidados

Los más pequeños se merecen los mejores cuidados
17 mayo, 2019

Los que somos padres, tíos, abuelos o padrinos de unos niños pequeños sabemos de sobra que cuando están con nosotros damos todo de nosotros mismos para que se lo pasen en grande y crezcan felices jugando. En el caso de los más mayores, los abuelos, los niños son capaces de devolverles una vitalidad que se creía perdida y es que los más pequeños consiguen ser el centro de atención con cada movimiento, gesto o palabra que hacen o dicen. Esta es una época de la vida en la que comienzan a absorber la mayor parte de sus conocimientos, al menos los más básicos, como caminar, ir al baño por si mismos y hablar.

Por ello, toda atención que les prestemos es fundamental para que se puedan desarrollar y crecer con la mayor de las garantías y, por ello, siempre debemos de otorgarles los mejores cuidados, ya no solo para que aprendan, sino que también para que crezcan sanos y fuertes. Por ello, en las próximas líneas os hablaremos de cuales son los mejores cuidados y os contaremos los mejores consejos para que vuestros pequeños crezcan saludables.

Lo primero que debemos de tener claro es que necesitamos controlar a nuestros pequeños cada poco tiempo para que realmente seamos conscientes de si necesitan alguna vitamina, si tienen algún problema de alimentación como lo es ser celíaco o simplemente por confirmar que todo sigue su curso correcto. A partir de ahí no nos importa el número de meses que tarde en andar o en hablar y es que esto depende de cada uno de los niños, unos son muy prematuros y otros tardan más, pero es algo habitual que no nos debe de preocupar. Por el contrario, y a raíz de lo que os comentábamos anteriormente, algo que si que debemos de tener en cuenta es el control de su crecimiento y es que, en muchos casos, algún tipo de problemas con las hormonas pueden hacer que el niño retrase su crecimiento y que, si no se detecta tiempo, pueda llegar a causar problemas importantes. Además, esta enfermedad, la del crecimiento es una de las más caras, por lo que debemos de hilar bien fino para que el coste de su tratamiento nos lo cubra la Seguridad Social, puesto que de lo contrario podríamos estar hablando de un desembolso que llega con facilidad a los 100.000 euros hasta que el joven finaliza su etapa de crecimiento.

Cuidado con la dentición

Otro de los consejos clave que os queremos dar es que debéis de llevar a vuestro pequeño con asiduidad al dentista y es que, aunque sus primeros dientes sean de leche, lo cierto es que los niños son muy dados a jugar a meterse cosas en la boca, por lo que pueden llegar a sufrir infecciones que, de no tratarse, pueden complicarse. En este campo, Odas clínica dental recomienda iniciar las visitas y revisiones al dentista a partir de los 6 meses de edad, que es cuando casi todos los niños inician su dentición. Y es que, además, cuando son más jóvenes no tienen consciencia de los peligros que pueden suponer algunos de sus actos, por lo que es normal que se rompan algún diente o que se lesionen jugando, así que para prevenir cualquier mal mayor siempre debemos de tener un dentista de confianza al que acudir. Y decimos de confianza puesto que los niños son muy susceptibles, de ahí que siempre debamos de acudir al que mejor los trate y menos daño les haga, ya que de lo contrario no querrán ir.

Todas las ciudades de nuestro país poseen zonas adaptadas para que los niños puedan jugar a sus anchas, sin embargo, algunas de ellas, bien sea por dejadez o por desgaste, pueden llegar a ser peligrosas para los más pequeños. Por ello, desde hace unos años se han sustituido los viejos columpios de hierro por otros de madera, así como también se han cambiado los suelos de arena por otros que amortigüen las caídas y, con ello, que provoquen menos daños. Este ha sido el primer paso, pero en la actualidad, sobre todo ahora que hay elecciones, los candidatos prometen darle una vuelta a la ciudad para modernizar los parques infantiles y convertirlos en espacios seguros, limpios y accesibles para el disfrute de los más pequeños.