La ortodoncia y la dentición infantil

La ortodoncia y la dentición infantil
20 marzo, 2017

Cuando alguno de nuestros hijos necesita un aparato de ortodoncia para solucionar cualquier tipo de deficiencia en sus dientes o mandíbulas, nuestro especialista en ortodoncia siempre nos asesorará y aconsejará cual es el mejor producto y la mejor solución para nuestro tratamiento, por ello el ortodoncista a donde yo acudo trabaja con los productos de la empresa Central Dent, dedicada a la importación, exportación y comercialización de productos odontológicos y especializada en material de ortodoncia con una gama de productos exclusivos cuidadosamente seleccionados y con los estándares nacionales e internaciones calidad más exigentes, entre los que se encuentran el marcado CE y FDA, así como la certificación ISO internacional que avala su calidad y solvencia técnica.

La calidad es su principal objetivo y por ello cuentan con la ayuda de su equipo de profesionales, altamente cualificados, con más de treinta años de experiencia en el sector dental, que buscan satisfacer los requerimientos de la odontología actual, en un mercado cada vez más global, cambiante y competitivo. Su trabajo se orienta a satisfacer las necesidades de las clínicas dentales, universidades y estudiantes, por lo que mantienen con ellos un contacto directo y cercano ofreciéndoles siempre un trato personalizado. Su material de ortodoncia forma parte de una gama de productos exclusivos cuidadosamente seleccionados, con los máximos estándares de calidad, a precios muy competitivos.

Volviendo a la ortodoncia, muchos padres seguramente nos preguntamos cuál es la edad correcta o idónea para que nuestros hijos hagan su primera visita a una clínica de ortodoncia. Por norma general, señalan los especialistas, se debe acudir cuando el niño comience a desarrollar sus incisivos superiores e inferiores definitivos, o sea, alrededor de los siete u ocho años. Excepcionalmente podemos hacer una visita antes de la erupción de los dientes definitivos si observamos algún problema o el especialista en odontología infantil así nos lo aconseja.

¿Cuáles son los principales motivos que pueden llevar a los niños a la consulta del ortodoncista?

  • Que los dientes crezcan torcidos, apiñados, solapados.
  • Una mal oclusión, es decir, que la mandíbula inferior y superior no encajen perfectamente, produciendo una mala mordida y por tanto un mal desgaste de los dientes. Si la mandíbula superior es más grande que la inferior se denomina sobremordida, cuando la mandíbula inferior es más grande se denomina submordida.
  • Paladar estrecho.
  • Tener agenesia dentaria, se denomina así a una anomalía en el número de piezas dentales, es decir la ausencia congénita de uno o más dientes, lo que provoca espacios interdentales que pueden cerrarse con resultados bastante satisfactorios.
  • Como resultado de traumatismos, o accidentes.
  • Por la pérdida demasiado temprana de los dientes de leche.
  • Problemas de malformación ocasionados por un uso del chupete durante demasiado tiempo o por chuparse los dedos.
  • Por motivos estéticos, ya que una bonita sonrisa siempre es una buena carta de presentación.

¿Cuáles son los aparatos de ortodoncia más utilizados?

Generalmente suelen ser de dos tipos:

  • Es un tipo de aparato dental que como su propio nombre indica se mantiene durante todo el tiempo que dura el tratamiento, no se puede quitar. Van unidos a los dientes y son los que dan mejor resultado. Este tipo de aparato es el más utilizado en personas adultas. Los hay de diferentes materiales, metálicos, que son los más tradicionales, linguales, que se adhieren a la parte posterior del diente, o de porcelana, que por estética cada vez son más demandados.
  • Son de poner y quitar. Generalmente se utilizan para resolver pequeños problemas óseos aprovechando el crecimiento del hueso, o una mala colocación de las piezas dentales, por lo que son más utilizado en los niños. Se necesita tenerlo colocado un mínimo de horas al día, por lo que normalmente se utiliza por la noche, aunque lógicamente cuantas más horas se utilice antes se podrá resolver el problema.

Debemos puntualizar y recordar a nuestros hijos que siempre que se tenga colocado algún tipo de aparato dental se deben reforzar las medidas de higiene dental, sobre todo si el aparato es fijo, pues en él siempre puede quedar atrapado algún resto de comida.