Una habitación creativa

Una habitación creativa
17 julio, 2019

Si bien es verdad que los niños de hoy en día tienen, en su mayoría, demasiado de todo, hay una cosa en concreto en la que yo no escatimaría: su habitación. Podemos llenarles de juguetes todas las navidades y cumpleaños, podemos intentar darles todo aquello que nosotros no tuvimos, pero la realidad es que los niños lo que necesitan es expandir su imaginación, dejarla volar, y aunque algunos juguetes puede ayudarles, tener una habitación especial puede ser la mejor inversión que podemos hacer para ellos.

Pensadlo bien, y si podéis intentad recordar vuestra infancia, cuando con una cama imaginabas que estabas sobre un barco navegando los mares, o en un avión, surcando los cielos. Hoy en día, con dinero, podemos hacerles una habitación de ensueño que parezca sacada de un parque de atracciones, pero también podemos hacer algo similar con poca inversión, manualidades, y mucha imaginación.

Las paredes

El tema de las paredes es lo primero en lo que debemos pensad. Tanto si queréis dejarlas de un solo color, como de dos o tres, e incluso hacer un mural, debéis hacerlo con la habitación lo más vacía posible. En el momento en el que instaléis muebles se os complicará todo muchísimo, así que elige este tema antes que todo lo demás.

Si no queréis gastar mucho podéis pintar la habitación vosotros mismos. En La Casa del Pintor de Murcia podéis encontrar un amplio catálogo de pinturas y como hablamos de una tienda familiar, la atención y el asesoramiento que os van a dar es mucho más personalizado que en grandes superficies tipo  Leroy Merlin. Personalmente, yo siempre recurro a ellos.

Si os atrevéis, podéis hacer bonitas creaciones con la pintura, pero si lo vuestro no es el dibujo, siempre podéis pintar todo de un mismo color a brocha gorda y luego añadir algún vinilo infantil bonito. Mi hijo, por ejemplo, tiene un elefante volador sobre un cielo estrellado precioso. Los instalé yo misma, no es nada complicado. Solo debes tener cuidado de que no se te doble y se peque sobre sí mismo porque a la hora de estirarlo no quedan burbujas ni nada.

Los muebles

Podéis comprar camas originales tipo tren e incluso hacer algo a medida, pero no todos tenemos un bolsillo tan grande como para poder hacer algo así por lo que, a veces, debemos recurrir a nuestras manitas para hacer algo especial.

Yo recurrí a una cama de Ikea que tiene una especie de dosel de madera. Lo que hice fue crear nubes y estrellas de fieltro, incluso en un par de esas estrellas instalé una tira de led por detrás para poder iluminarlas por la noche. Intenté seguir la temática del cielo estrellado y el elefante volador, tipo Dumbo, pero podéis elegir cualquier temática. Luego, de la nube más grande que está justo encima del cabecero, instalé una tela medio transparente, blanquecina, con mucha caída, que el peque cierra de vez en cuando para jugar como si estuviera dentro de una tienda de campaña en el cielo.

El armario y el baúl que hemos instalado en la misma habitación también están decorados. Sobre el baúl pusimos un cojín, en forma de nube, hecho a base de gomaespuma. Yo nos é coser mucho y no me costó nada así que os puedo asegurar que si yo lo hice, cualquier persona puede hacerlo. Y del armario, de los pomos, hemos puesto una especie de guirnaldas de led con  motivos similares (estrellas y nubes). Por las noches, cuando oscurece, le encendemos esas tiras de led y las dos estrellas que fabriqué con luz y que están pegadas al dosel de su cama y la habitación cambia completamente, se llena de magia.

Al peque le encanta todo, y yo noto cómo imagina cosas, como crea historias en su cabeza y luego las representa con muñecos o él mismo, y el gasto no ha sido nada elevado.

El techo

Este tema es un poco controvertido porque a mi marido, por ejemplo, no le gusta poner nada en los techos, se agobia. Dice que le da sensación de pequeño, de que todo está demasiado cargado, así que mi primera idea de poner pegatinas fluorescentes a modo cielo nocturno estrellado se esfumó, pero tuve otra idea: lámpara proyector.

Las hay muy caras, sobre todo si nos dirigimos a las típicas tiendas de juguetes o productos infantiles, pero también las hay muy económicas si sabemos dónde buscar: Aliexpres. Compré una lámpara que proyecta figuras en el techo, en mi caso planeta y estrellas. Me costó 11 euros y tardó en llegarme a casa un mes, desde china, pero mereció la pena la espera. Es perfecta para lo que quería, y muy barata en comparación a otras.

Así, mi peque tiene una habitación creativa, especial y única, y con poco dinero. ¿Qué habitación vas a hacerle tú a tus peques?