Un viaje en familia a Aljucén

Un viaje en familia a Aljucén
6 mayo, 2020

En esta vida de trabajo y de estrés que estamos sometidos ahora mismo, tengo claro que en cuanto tengo unos días de vacaciones y mis hijos también, nos vamos de escapada a la naturaleza. Sé que otros padres usan sus días de descanso para estar en casa o para llevarles a acontecimientos deportivos,  en mi caso, lo que yo hago es que irnos toda la familia (mi mujer y mis dos hijos) a estar en contacto con la naturaleza.

Hoy os quiero contar mi última salida verde que ha sido a Aljucén en Badajoz. Para situarnos y contextualizar la historia, os cuento que hablamos de un municipio de poco más de 260 habitantes. Aljucén tiene un clima mediterráneo, con largos meses de sequía en verano, aunque a veces modificado por una influencia Atlántica, su temperatura media anual no sobrepasa los 16 °C. Los veranos son muy calurosos y secos, con una temperatura cuyo promedio supera los 30 °C, y donde las temperaturas extremas suelen ser del orden de los 40 °C (en julio y agosto).

Como tampoco la economía está para echar cohetes, siempre busco algo económico, y en este caso lo encontré en un albergue que gestiona Naturacción. Un espacio pensado para compartir horas y horas, siempre respetando la naturaleza, fomentando la actividad física y la diversión, todo esto con una gran sonrisa. La verdad es que tienen un montón de actividades programadas y es ideal para grupos de alumnos.

El albergue

El albergue es una gozada. Es de construcción propia con capacidad para 90 personas con salón comedor, aseos, duchas, carpas cubierta de 300m2 y piscina rodeada de césped. Lago dentro de la propia instalación y con numerosas actividades fijas.

Mis dos hijos se lo pasaron en grande con los castillos hinchables. De todos los tamaños desde 3×3 hasta castillo de más de 15 metros de largo, numerosas temáticas a elegir, deportivos, animación, adultos, toros mecánicos, tabla de surf. Pero no faltaron materiales con juegos gigantes, disfraces, pinturas faciales, globoflexia, disfraces de muñecos de dibujos animados, decoración con globos. La verdad es que fue toda una gozada.

Pero los padres no nos quedamos atrás. Si hay algo que recuerdo es cuando mi mujer se lanzó por una tirolina. Ella que se marea en cualquier atracción de ferias, estaba tan feliz y metida en el papel que no dudó en hacerlo. La verdad es que fue una subida de adrenalina a tope con estas tirolinas. Tenía más de 100 metros o si quieres te la montan ellos donde tú elijas previo viaje de prospección para ver anclajes de seguridad. Todo montado en cable de acero y con las primeras marcas del sector. Porque aunque nos lo pasamos muy bien, la seguridad siempre es lo primero. Y no es la primera vez que alguien ha tenido un disgusto por este motivo.

Para padres

En mi caso, volvió a ser un niño jugando con la cerbatana. Una técnica de caza ancestral que poco a poco se ha ido convirtiendo en prácticas deportivas. Fue muy divertido aprender a tirar con los monitores y disfrutar jugando con los numerosos juegos que te proponen siempre bajo las más estrictas medidas de seguridad. No tengo duda de que puedo ser el próximo Guillermo Tell. De vez en cuando me gusta ver los vídeos y las fotos que hicimos porque es todo una gozada.

Y tanto les ha gustado a mis hijos que ya se han apuntado para el campamento que hacen en verano. Los campamentos se realizan en unas instalaciones situadas a diez kilómetros de Mérida donde los niños realizan un gran número de actividades de aventura, talleres, visitas culturales, y miles de dinámicas, para que pasen un campamento inolvidable conociendo a nueva gente de diversos puntos de Extremadura. Lo que más me gusta es que enseñan a valorar y respetar el medio que nos rodea, así como el valor y la importancia de compartir. Unos valores que desgraciadamente se están perdiendo en la sociedad de hoy en día.

En una época en la que todo lo basamos en las nuevas tecnologías, solo hay que ver cuando los padres dan a sus hijos el móvil en un restaurante para que no molesten, el poder estar así con mis hijos es algo que considero todo un privilegio. Por eso, hoy os recomiendo que hagáis esta salida en familia a Aljucen porque no os vais a arrepentir. Vas a sentir la naturaleza en estado puro junto a vosotros. ¿Os animáis a hacerlo este próximo verano o en Semana Santa?