Por qué es importante que tus hijos crezcan en contacto con sus abuelos

Por qué es importante que tus hijos crezcan en contacto con sus abuelos
19 noviembre, 2021

La relación entre los abuelos y los nietos es muy importante, no solo para que los mayores de la familia se sientan acompañados y queridos, sino también para que los pequeños se desarrollen con habilidades y beneficios extras que solo los abuelos, con su experiencia y dedicación, les pueden dar. Por ejemplo, una estrecha relación entre abuelos y nietos se asocia a un menor número de síntomas de depresión para ambas generaciones

Y es que por algo es que se considera que los abuelos son el segundo vínculo emocional más importante para tus hijos. Sigue leyendo y averigua por qué.

Los abuelos aportan un modelo de relación saludable

La forma de que un niño mantenga una relación cercana con sus abuelos es que estos busquen tener un contacto regular con ellos; por ejemplo, al verlos y pasar tiempo de calidad, crear vínculos emocionales y convertirse en su apoyo a lo largo de las diferentes etapas de su vida.

Si esto se logra, ese vínculo emocional les permitirá desarrollar una relación sana, lo que a su vez, repetirán de forma casi inconsciente cuando quieran crear lazos afectivos con otras personas fuera del núcleo familiar.

Además, que esto no solo es bueno al momento de crear relaciones interpersonales fuera de casa, sino que también será algo clave en aquellos casos en los que los niños no tengan el suficiente nivel de afecto, atención o convivencia de calidad con sus padres, como en el ejemplo de tener algún padre con una enfermedad o que sufra de depresión. Caso en el cual, los abuelos pasarían a ser la principal fuente de este tipo de valores.

Marcan la diferencia en la vida de los nietos

Unos abuelos involucrados en la vida de sus nietos marcarán una gran diferencia. Cuando un niño tiene una buena relación con sus abuelos esto se nota en que suele ser más feliz, más saludable y en los valores que irá desarrollando a medida que vaya creciendo. Y es que los abuelos transmiten a sus nietos grandes conocimientos y consejos gracias a su experiencia.

Los abuelos sacan su lado más infantil

Cuando los abuelos pasan tiempo con sus nietos, estos se convierten en niños también, sacan su lado más divertido y se divierten en grande.  

El personal especialista en el trato de adultos mayores de Residencias Lacort nos comentan que, de hecho, en ocasiones, los abuelos se comportan de una forma tan alegre con sus nietos que supera con creces el comportamiento alegre que tuvieron con sus propios hijos. Esto porque cuando se es abuelo es cuando es tiempo de disfrutar de los pequeños sin tener que pensar en las responsabilidades de su crianza y las reglas y los límites que se tienen que establecer como padres.

Los abuelos son excelentes mentores y ejemplos a seguir

Los abuelos son modelos a seguir para los niños. Son el estímulo y el apoyo para familia en tiempos de crisis. Pueden hacer el papel de un canguro ocasional, un cuidador, etc. Cualquiera que sea su papel, los abuelos son mentores que enseñan grandes valores, que comparten sus habilidades y talentos y que proporcionan asesoramiento y escucha.

Además, estos también suelen ser un buen ejemplo de trabajo duro y lealtad familiar. Así, a medida que van creando un vínculo emocional con sus nietos, le van transmitiendo todos estos valores, ya que se sabe que suelen tener una gran influencia en el desarrollo de los pequeños de la casa.

Tus hijos gozarán de un sistema de apoyo integrado

Un estudio de la Universidad de Oxford encontró que los niños que están cerca de sus abuelos sufren menos problemas emocionales y de comportamiento, al igual que se vuelven más capaces de lidiar con eventos traumáticos de la vida, tales como un divorcio o ser víctimas de bullying.

Esto ya que la compañía de los abuelos suele transmitirles  a los niños un sentimiento muy fuerte de  seguridad y apoyo que les ayuda a superar cualquier problema.

Crear un vínculo con sus abuelos hacen que los niños sean menos prejuiciosos con la gente mayor

El mejor antídoto contra la discriminación por edad es fomentar las relaciones positivas entre los niños y sus abuelos. De hecho,  según un estudio, en el que participaron 1.151 niños de entre 7 y 16 años, los niños que eran cercanos a sus abuelos tenían menos probabilidades de mostrar prejuicios hacia los adultos mayores. Mientras que, por el contrario, los niños que tenían una relación deficiente tenían más probabilidades de verlos con prejuicio.