Por la seguridad de tu peque, instala ventanas con cierres herméticos

Por la seguridad de tu peque, instala ventanas con cierres herméticos
15 marzo, 2019

Hoy vamos a hablar de seguridad en el hogar, porque lo cierto, es que es precisamente aquí donde más accidentes se producen, y la mayor parte de ellos los sufren los niños y niñas menores de 3 años. Es por tanto, vital, extremar las medidas de seguridad en el interior de nuestra vivienda, colocar protectores en las esquinas de los muebles, sistemas de cierre, instalar sujeciones en el mobiliario, colocar alfombras y cojines por si el peque cae al suelo y tener mucho cuidado especialmente con los balcones y las ventanas. ¿Sabes que las caídas desde altura constituyen la tercera causa de mortalidad en el país? Y lo más triste es que la mayor parte podrían haberse evitado.

Si tienes peques, cuidado con ventanas y balcones

Sabemos que estás pendiente, que no les quitas ojo en todo el santo día, pero alguna vez tendrás que ir al baño o hacer cualquier tarea que te exija apartar la mirada unos segundos. Este es tiempo suficiente para que tu hijo o hija, vea una ventana abierta, se suba y se precipite al vacío. En otros casos, ni siquiera es necesario que la ventana esté abierta, ya que algunos niñ@s son capaces de abrirlas sin dificultad cuando no son ventanas lo suficiente seguras.

Hay que tener en cuenta que los peques tienen curiosidad, tienen la mente muy despierta y tienen muchas ganas de aprender y de conocer el mundo. Y por otro lado, no saben lo que es el miedo, o casi. Además, su capacidad  motriz está todavía en desarrollo, y tampoco son conscientes de su extensión.

En la actualidad existen diferentes sistemas de protección para ventanas y balcones, pero además de esto, es necesario tomar otras medidas preventivas y cambios en nuestro comportamiento. Pero primero, es necesario contar con unas buenas ventanas, y si pueden ser de doble o triple cristal, que además de ser más resistentes, consigues un importante ahorro, tanto a nivel económico, como energético, ya que de esta forma, lograrás mantener mucho mejor la temperatura en el interior de tu vivienda. Así lo garantizan en Replus.

Replus es una empresa fundada por la familia Miró Doménech en 1989, con unas instalaciones de 8.000 m2 para fabricar ventanas  y cerramientos en Cocentaina (Alicante). El negocio ha ido adaptándose a los tiempos y en 2010 se reformó para empezar una red de tiendas distribuidoras por todo el país. Actualmente cuenta con más de 200 puntos de venta en toda España y crece a un ritmo de 1,5 nuevas aperturas al mes. Es una de las empresas con un ritmo de crecimiento más rápido en los últimos años.

¿Cuál es el secreto de su éxito? Que son sus propios fabricantes, y tienen una capacidad de fabricación de 400 ventanas y 5 techos móviles al día y una plantilla de más de 50 empleados que permite seguir toda la trazabilidad del proceso hasta llegar al cliente final. En su amplio catálogo, cuenta con todo tipo de ventanas, oscilobatientes, osciloparalelas, elevables, correderas, etc y techos móviles graduables, corredizos, deslizantes y fijos con varios tipos de acabados. Si no la encuentras aquí, entonces no existe.

Pautas para evitar las caídas desde altura de los más peques

Bien, hemos dicho que hace falta algo más que colocar sistemas de protección para evitar accidentes en nuestras casas. Para empezar, es necesaria una toma de conciencia respecto al peligro que representan ciertos espacios u objetos cotidianos, que en principio, no revisten ningún riesgo para la mayoría de los adultos, si bien es cierto que hay que tomar precauciones. Pero sí son un peligro para los niños y niñas. Enchufes, medicamentos, productos químicos, objetos punzantes, agua, etc… toda nuestra casa está llena de cosas peligrosas para los peques. Así que tapa los enchufes y no dejes cosas de estas características al alcance de sus manos, y preferiblemente de su vista.

Además, sabemos que los niñ@ hacen todo lo que hacen los mayores, los imitan, y por lo tanto, debemos predicar con el ejemplo. Nada de asomar al menor por el balcón para que salude a su abuelito a pueda ver bien a ese pajarillo que acaba de pasar volando por tu ventana. Luego van y lo hacen ellos. Mi sobrino, con 4 añitos que tiene, se subió a una mesa para mirar por la ventana. Suerte que estaba cerrada. Lo divisó su madre desde la ventana de enfrente. Tenía la boca abierta y pegada la cristal. Esta vez, todo quedo en un susto y, para que engañarnos, algunas risas.