¿Cómo se colocan los brackets en los niños?

¿Cómo se colocan los brackets en los niños?
24 septiembre, 2019

Los brackets son sin duda una solución de lo más extendida para mejorar nuestra salud bucodental y que muchos niños con frecuencia deben llevar. Los avances y el interés existente en la actualidad en lo estético y también en cuanto a la salud ha hecho que también los mayores apuesten por ellos.

Vamos a ver cómo se colocan los brackets en los niños:

Cuando se llega a la clínica, lo que hace el ortodoncista revisa primeramente cómo están lios dientes y encías del niño. Además, va a tener que realizar algunas pruebas para diagnosticar el estado. Hablamos de radiografías, TAC o cefalometrías, lo que ayudará a que se pueda valorar en que estado está el caso, para después proceder a planear el tratamiento más adecuado.

En los últimos años se han producido muchos avances en el sector de la ortodoncia, lo que hace que la colocación de los brackets para los niños sea rápido y sencillo. Todo esto se hace con una técnica llamada cementado indirecto.

La técnica consiste en fabricar una férula de transferencia que se realiza en plástico termomodelable que se hace a medida de la boca del paciente, sobre la que se proceden a colocar los brackets que luego se cementan en los dientes del niño.

La técnica lo que hace es reducir los tiempos de colocación y esto hace que la experiencia sea mejor de llevar.

Ventajas de usar brackets metálicos

Los especialistas en salud dental de la Clínica Maroto Vellón nos aseguran que es el sistema de ortodoncia que más se demanda por niños y jóvenes, pues aquí la estética todavía está regulada a un segundo plano.

Los brackets de toda la vida son el sistema más económico y también el más eficaz. Todo esto hace que su precio sea inferior al coste de muchos otros tratamientos en el campo de la ortodoncia.

Debemos mencionar también que las ligaduras o gomas están fabricadas en distintos colores, lo que es realmente atractivo para los niños, pues pueden ir cambiándolas cada mes y tener la posibilidad de jugar con los colores tal y como gusten.

El que los brackets sean un sistema de ortodoncia de carácter fijo, lo que hace es evitar que los niños puedan perder los aparatos o que se les olviden en cualquier sitio.

Con los avances existentes en el campo de la ortodoncia, el proceso en que se colocan los brackets en los pacientes de corta edad es más simple, pues ahora es una experiencia rápida y confortable para los pacientes.

¿Qué inconvenientes tienen los brackets metálicos?

Como principal “pega”, está el componente estético, pues no es que sea el sistema más discreto en el mercado.  Aunque la ortodoncia no daña los dientes, si que puede influir en la higiene bucodental. El hecho de que llevemos un aparato fijo en la boca puede poner complicado el acceso a todos los determinado recovecos de la misma, por lo que se acumularán restos de comida y de la temida placa bacteriana.

Si tenemos una higiene bucodental deficiente, los efectos son nocivos en la salud dental de los niños, como podemos ver en la aparición de la caries. Tanto padres como hijos tienen que ser consciente de lo importante que es contar con unas buenas rutinas en la higiene dental. Cepillarse después de cada comida es fundamental si se quiere tener la boca del niño con una magnífica salud.

¿Qué clases de brackets existen para los niños?

Por lo general los niños suelen elegir brackets metálicos como sistema para la ortodoncia, pues no es tan importante, como decíamos antes, el factor estético como en la edad adulta. El caso es que los adolescentes si que tienen más preocupación por el factor estético, y es algo que está aumentando en los últimos años.  Por esta razón hay opciones que quizá puedan adaptarse más a sus demandas.

Por una parte, el sistema de ortodoncia con brackets de zafiro lo que hace es sumar a las importantes ventajas de los metálicos un apreciado componente estético, pues son transparentes, lo que hace que se vean mucho menos que los denominados convencionales.

Un sistema de gran éxito es el creado por Invisalign mediante férulas transparentes, que casi se puede decir que son impercerptibles, ideal para los adolescentes. Básicamente son unas férulas que se hacen a medida de la boca de los pacientes que tienen unos pequeños indicadores de color azul, que informan al adolescente del momento en el que deben cambiar la férula.

Como has podido ver, los brackets en los niños han dejado de ser una solución que daba una serie de problemas a una alternativa de lo más interesante.