Cerámica para los niños

Cerámica para los niños
18 mayo, 2016

De mi época en la escuela recuerdo con gran cariño los días en los que hacíamos cerámica. Recuerdo a la perfección la sala donde lo hacíamos. Una clase al otro lado del patio, donde nada más entrar había que ponerse una bata blanca para no mancharse. Luego era el momento de crear, de elaborar, de dar rienda suelta a la imaginación. Qué buenos recuerdos.

Por eso, desde siempre he tenido claro que mi hijo conocería este mundo. Lamentablemente el sistema educativo de este país va a peor. Y ahora cuestiones técnicas y de manualidades como ésta, han quedado obsoletas, y solo se lleva las clases de internet y de nuevas tecnologías. Así nos va.

Estimular desde el barro

shutterstock_424933843reducida

Por eso no dudó en apuntarle a talleres. Mi idea principal es que el niño encuentre placer en el crear. El objetivo es estimular  la capacidad creadora y potenciar la sensibilidad. De ahí que trabaja en el  modelado de la arcilla, el  aprendizaje en el torno de alfarero, así como el manejo del pincel y los colores mediante el uso de esmaltes y óxidos . De esta forma logró que desarrolla su capacidad de expresión libremente, afianzan su motricidad fina, las nociones de forma y volumen. El aprendizaje parte desde las técnicas básicas a las más complejas progresivamente, en función de hasta dónde que cada alumno pretende llegar con su impronta personal. Me gusta ver su cara cuando llegue de estos talleres. Además me recuerda mucho a mí. Os contaré un secreto, lleva el mismo baby que llevaba yo al colegio, y cuando regresa me gusta olerlo, porque me recuerda a mi infancia.

Una afición por la cerámica que aún mantengo. Y más aún desde que he conocido esta web donde puedo comprar cerámica online. Vaya vicio qué tengo. Se trata de una cerámica artesanal fabricada una a una, piezas decoradas a mano, técnicas decorativas que marcan estilos muy personales y muchos otros puntos, han marcado la historia del mundo cerámico y que en esta tienda de cerámica puedes encontrar.

Su autor Miguel Bartolomé  cuenta cómo podemos hacer nosotros mismos las piezas que deseamos. Y es que este autor durante estos años ha colaborado con empresas, arquitectos, interioristas y diseñadores en el desarrollo de productos y proyectos con cerámica. “Pero sobre todo, he disfrutado en cada proyecto compartiendo experiencias con personas inquietas, con ganas de plantear nuevos retos y que, nadando contra corriente, han conseguido crear productos y proyectos innovadores”, asegura en su página web.

Como podeís ver, la cerámica sigue estando de moda. Incluso son muchos los arquitectos que la emplean en los grandes edificios. Por eso, os recomiendo que conozcáis un poco más de ella, y sobre todo, a menor escala, que si tenéis hijos o sobrinos, pues que os animéis a jugar con ellos. Ya sabéis que lo primero que tendréis en casa será ese cenicero con vuestro nombre en el día de la Madre, que puede parecer una bobada, pero que a mí se me saltaron las lágrimas. Y es que en el fondo tengo un corazón de arcilla moldeable.