No pasa nada
25 octubre, 2019

No pasa nada

No sé por qué extraña razón hay quien se empeña de ir diciendo que cuando se tiene un hijo debes dejar de hacer aquello que te gusta para vivir por y por tu hijo o, de lo contrario, no eres buena madre. No lo dicen así, con todas las letras, pero lo vienen a insinuar de muchas maneras. Y yo, aunque intento hacer caso omiso, no dejo de alucinar pepinillos.
Sigue Leyendo
Una vivienda nueva para toda la familia

Una vivienda nueva para toda la familia

Hace ya varios años que mi abuela falleció por causas naturales y su casa aún seguía vacía a la espera de que mi padre se decidiera a hacer algo con ella. Mi sorpresa llegó cuando hace unos meses nos reunió en casa para comer y nos anunció que quería darnos la vivienda a mí y a mi marido para que criáramos ahí a nuestros hijos a cambio de alquilar la nuestra actual. Puede parecer una propuesta extraña pero cuando os explique los detalles comprobaréis que no lo es tanto.
Sigue Leyendo
Una habitación creativa

Una habitación creativa

Si bien es verdad que los niños de hoy en día tienen, en su mayoría, demasiado de todo, hay una cosa en concreto en la que yo no escatimaría: su habitación. Podemos llenarles de juguetes todas las navidades y cumpleaños, podemos intentar darles todo aquello que nosotros no tuvimos, pero la realidad es que los niños lo que necesitan es expandir su imaginación, dejarla volar, y aunque algunos juguetes puede ayudarles, tener una habitación especial puede ser la mejor inversión que podemos hacer para ellos.
Sigue Leyendo
El último cumpleaños de mi peque

El último cumpleaños de mi peque

Parques de bolas, cumpleaños multitudinarios con 30 o 40 niños y otros tantos adultos, preparación de semanas, contratación de animadores infantiles, castillos hinchables y meriendas a catering ¿Estamos locos? ¿En qué narices estamos convirtiendo los cumpleaños de nuestros hijos? Parece que los padres queramos competir unos con otros para ver quien es capaz de hacer el cumpleaños-boda, o macrocumpleaños, más bestia cuando, la realidad, es que nada de eso es necesario.
Sigue Leyendo