Modelismo, pasión de niños y mayores

Modelismo, pasión de niños y mayores
28 julio, 2017

Mucha gente dice que los padres intentan que sus hijos hagan las cosas que ellos no pudieron hacer. Estoy de acuerdo en parte. En mi caso eso me ha ocurrido con el amor por el modelismo en lo que se refiere a los automóviles.

A mi hijo le encantan los coches de juguete, igualito a mí que también me encantaban.  Para su cumpleaños pensé en regalarle un Ferrari de modelismo de esos que tanto le gustan. Su marca favorita es Ferrari y a mí también siempre me gustó.

El caso es que buscando modelos por Internet di con racingmodelismo.com una tienda online donde puedes conseguir ese modelo que buscas a un buen precio y con la comodidad que tienes de que llega a tu hogar. Donde vivimos es una zona que no tiene cerca tiendas de este tipo, por lo que comprarlo online me pareció la mejor solución.

Al final, aproveché para comprarme yo dos modelos ochenteros de Renault, un 18 y un Fuego que me hacía especial ilusión tenerlos para coleccionarlos. Contaba con una vitrina en casa que podía servir para exponerlos.

Lo que empezó como un regalo para mi hijo, terminó en un hobby que ahora es de mis principales aficiones, podría decirse que he vuelto a la infancia. Cuando me di cuenta ya estaba haciendo 1 adquisición o 2 al mes.

Una afición para la que no pasa el tiempo

Por un momento pensé ¿no seré yo muy mayor para este tipo de cosas? Pero al momento se me quitó la idea. Realmente en el modelismo, hay una mayoría de papás o en edad de serlo. El pensar que esto solo es cosa de niños es desconocer el mundillo. A los niños les puede gustar el mundo, pero ven un coche con más detalles y poco más, lo lógico es que cuenten con la supervisión de un adulto.

En el modelismo se trabaja con herramientas, adhesivos y pinturas que pueden contar con cierto grado de toxicidad. Todo depende de si quieres una maqueta hecha o la quieres hacer tú.

Cuando entramos en el terreno de las maquetas, no hay que pensar que todas son iguales. Las maquetas tienen varios materiales, donde los más habituales suelen ser el plástico, la resina o el metal. Existe la posibilidad también de que sean de varias escalas, por lo tanto, de diferentes tamaños. Como ejemplo podemos poner un modelo escala 1:18, que será 18 veces más pequeño que el real.

Las de mayor popularidad son por las que empieza mucha gente y son las de plástico a escala 1:24. En caso de centrarnos en estas, se puede dividir en dos grupos diferenciados. Existen maquetas en las que hay un gran nivel de detalle del chasis y motor por completo y otras que carecen de motor, donde una buena parte de los elementos del chasis están moldeados en una placa inferior. A este tipo de modelos se les llama “cascarillas”, siendo modelos menos complicados y lo mejor para empezar en el mundillo (con mi hijo empezaré por estos).

Existe la posibilidad de que haya un buen kit que tenga fallos en cuanto a la reproducción del modelo real y otros de mala calidad que sean capaces de reproducir de forma perfecta el original. Esto son temas diferentes y dependerá de la importancia que le des a la “fidelidad” a la hora de reproducir el original.

Existen modelistas que les encanta bucear en estos temas y son capaces de modificar lo necesario en los kits que compran para poder realizar la reproducción exacta o lo más parecida del original. Otros en cambio suelen preocuparse menos y no les importan tanto estas diferencias.  En mi caso me muevo entre medias, realmente al no controlar tanto en lo técnico no he podido mejorar mucho los modelos que tengo, pero para mí es lo idea.

Algo importante metidos en “harina” es la temática que quieres tener. Hay muchos que les apasione tener coches de Fórmula 1 o los rallys, otros que buscan coches norteamericanos o japoneses e incluso aficionados a los coches de los ochenta y noventa como es mi caso.

Si os gusta el mundillo, pero lo que más os gusta es coleccionar modelos, la escala 1:43 es la que merece más la pena, por la facilidad para encontrar modelos. Espero que disfrutéis mucho, yo desde luego lo hago, aunque mi hijo más de una vez tiene tentaciones de ponerse a jugar, pero la vitrina la tengo cerradita con llave. Disfruten del modelismo, merece la pena.