La salud bucodental en el embarazo

La salud bucodental en el embarazo
29 mayo, 2018

Con la salud bucodental debemos ser exigentes durante toda nuestra vida, pero si hay una etapa en la que tendremos que extremar nuestro celo es precisamente durante el embarazo, puesto que el período de gestación conlleva un gran cambio hormonal, orgánico y de conducta, por lo que puede repercutir en nuestra salud bucodental, por ello es importante que solicitemos y acudamos a realizar una revisión dental cuando tengamos constancia del embarazo, con el fin de que el odontólogo nos fije unas pautas o tratamientos preventivos.

La doctora Nora Patricia Navarro, es la coordinadora del equipo de la clínica dental Helios, que cuenta con profesionales altamente formados, cualificados y con una dilatada experiencia para ofrecer a cada uno de sus pacientes el mejor tratamiento adaptado a sus necesidades, con el objetivo de que su paso por cualquiera de las clínicas situadas en Sevilla o en Puerto Serrano (Cádiz) sea sinónimo de cercanía, amabilidad, relajación y sobre todo una buena salud bucodental. En la clínica dental Helios han apostado por un proyecto basado en la odontología mínimamente invasiva, lo cual ha dotado a su personal de una reconocida proyección, puesto que sus premisas son la apuesta por la prevención y la innovación a través de las últimas técnicas, así como una formación de primer nivel y la utilización de la tecnología más avanzada en cualquiera de los tratamientos realizados como implantes dentales, ortodoncia, endodoncia, periodoncia, estética dental, cirugía bucal, prótesis, odontopediatría…, además de contar con un servicio de urgencias dentales tanto en horario comercial como fuera de él, incluso en fines de semana, para que una persona no se encuentre desatendida por no encontrar abierta su clínica dental.

Los principales problemas que se nos pueden presentar durante el embarazo relacionados con la salud bucodental son:

– Perimilolisis. Las náuseas y vómitos son muy frecuentes durante el embarazo, sobretodo durante el primer trimestre. Se calcula que este problema lo sufren aproximadamente el 75% de las mujeres gestantes, en los que el ácido del estómago puede llegar a provocar una importante erosión del esmalte de los dientes dejando por ello los dientes más desprotegidos ante el ataque de las bacterias.

– Una mayor sequedad en la boca, denominada xerostomía fisiológica, provocada por los cambios hormonales. Es una situación temporal y no alarmante, que se soluciona bebiendo un poco de agua o algún zumo. En el otro extremo, aunque estadísticamente menos frecuente, podemos encontrar mujeres que padecen una excesiva secreción de saliva, trastorno conocido como sialorrea o ptialismo.

– Sensación de boca amarga. Un aumento de los jugos gástricos desde el estómago a la boca, es decir el reflujo gastroesofágico.

– Gingivitis del embarazo. El incremento de flujo sanguíneo y el aumento de los niveles hormonales durante la gestación hace que las encías se vuelvan más sensibles, lo que conlleva un aumento de inflamación y sangrado de las mismas.

Granuloma del embarazo. Conocido también como tumor del embarazo, es una tumoración benigna o un tejido interdental que se presenta generalmente en el maxilar superior y más concretamente en la zona vestibular anterior, que crece rápidamente en su inicio si bien no suele sobrepasar los dos centímetros, desapareciendo por sí sola después del parto.

Recomendaciones para la salud bucodental durante el embarazo

Las principales recomendaciones para la salud bucal en la época de gestación son:

–       Lo principal es realizar una revisión bucodental para prevenir posibles daños.

–       Controlar y vigilar la dieta alimentaria. En este período tanto el tipo de alimentación que consumamos como los componentes que en ella se incluyan van a afectar no solo a la salud de la gestante sino también a la del feto. Es recomendable una dieta baja en azúcares, evitando las bebidas azucaradas para controlar la aparición de diabetes.

–       Evitar el tabaco y consumo de bebidas alcohólicas.

–       Mantener una buena y correcta higiene bucal. Es esencial el cepillado de dientes al menos dos o tres veces al día, después de las comidas y siempre antes de acostarse, con una pasta dentífrica fluorada, para posteriormente realizar un enjuague con un colutorio adecuado para eliminar todo residuo suelto que haya podido quedar en la boca.

–       Realizar un buen cepillado de la lengua con el fin de arrastrar y eliminar las bacterias que habitan en la boca y que contribuyen a que se inicie la caries dental.