Fotografía para embarazadas

Fotografía para embarazadas
20 julio, 2018

Bien sea a modo de regalo o porque así lo desea la pareja o la madre en cuestión, hoy en día es muy común cruzarnos con mujeres embarazadas que van de camino a hacerse una sesión de fotos con el fin de recordar ese momento tan bonito de sus vidas. No es algo nuevo, pero sí es algo que se ha generalizado en la población sólo de un tiempo a esta parte y dentro de las tendencias que a veces tomamos como referencia para seguir a la masa, he de decir que esta idea es una de las mejores que hemos optado por seleccionar.

Los books fotográficos para embarazadas son una idea fantástica de guardar un recuerdo visual que nos acompañará el resto de nuestras vidas, y de las de nuestros hijos, por eso me parece una idea tan maravillosa. El fotógrafo de bodas en Palma de Mallorca Ravenous Souls, quien hace ya más de dos años incluyó entre sus servicios la fotografía para embarazadas, nos ha asegurado que este trabajo se ha convertido en uno de sus favoritos pues es maravilloso poder captar ese instante tan mágico para el recuerdo de una familia que seguirá crediendo año tras año.

Y es que los cambios físicos que experimenta el cuerpo femenino cuando una mujer se queda embarazada parece un milagro, las caderas se ensanchan, la barriga crece y crece, el cabello brilla con mayor intensidad y dicen que hasta nos ponemos más guapas. Todo ello es digno de plasmar, para el recuerdo, así que si tienes que realizar una sesión de fotos para alguien intentaremos dar algunos consejos para poder realizar esta sesión de fotos que hemos obtenido de webs como Dzoom.org.es y Blog del Fotógrafo.

Algunos Consejos

  • Acostumbra a ser bastante agradecido en este tipo de fotos el uso de fondos claros y uniformes y luces suaves e indirectas. Si no dispones de fondos que puedas utilizar, una simple tela blanca colocada estratégicamente (y bien planchada para que no haya arrugas) puede solucionarte la vida. En cuanto a la luz, si no dispones de luz natural, lo mejor será que utilices el flash rebotándolo para que las sombras sean más suaves.
  • Uno de los mejores momentos para realizar las fotografías, es a los siete meses (más o menos). En este momento del embarazo la barriga ya empieza a ser importante pero si esperas mucho para hacer la sesión, es posible que tu modelo tenga estrías, manchas o tenga las piernas o la cara hinchadas por el embarazo.
  • En cuanto a la indumentaria de la modelo, la ropa premamá acostumbra a ser holgada para que no quede ajustada en la barriga. Sin embargo, las sesiones de fotos de este tipo suelen ser para “mostrar” barriga, así que debes decirle a tu modelo que no tenga miedo de ponerse, aunque sólo sea para el rato de las fotos, ropa más ajustada que pueda marcar bien la barriga. Si tu modelo quiere fotos semidesnuda, unos pantalones sencillos y un top que deje completamente al aire la barriga puede darte muy buenos resultados. Posar en ropa interior también puede ser interesante. Finalmente, si lo que quiere tu modelo es hacer un desnudo, puedes probar con telas estratégicamente colocadas para adornar el cuerpo de la embarazada.

Y si la sesión la haces en casa:

  • Asegúrate de contar con una buena iluminación y un espacio amplio y bonito para hacer las fotos.
  • Pon cinta adhesiva en el suelo para colocar los pies, por delante y por detrás de cada uno.
  • Pon también cinta para marcar la colocación del trípode. Marca en él la altura a la que lo colocas.
  • Apunta la distancia focal a la que realizas la primera foto.
  • Si usas iluminación natural asegúrate de que entre a la misma altura y dirección. Si es la luz artificial de la habitación no es necesario que hagas nada… salvo que te compres lámparas nuevas.
  • No uses bajo ningún concepto flash directo, en todo caso que sea rebotado y siempre con la misma intensidad y dirección.
  • Haz 4 o 5 disparos cada vez, nunca se sabe, pero mi experiencia me dice que siempre hay uno diferente en algo, mejor o peor, pero diferente.