Familias viajeras

Familias viajeras
17 abril, 2018

No sé si habéis oído hablar de todas esas familias que viven en un continuo viaje. Yo las admiro porque, para mí, es impensable la idea, pero reconozco que aunque no pueda vivirla en primera persona me parece una auténtica maravilla. Es posible que lo que me falte sean agallas, o no, pero creo que yo sería incapaz de vivir 365 días al año en una autocaravana recorriendo el mundo. Ahora bien, ¿sabéis el bagaje cultural que adquieren esos niños? Yo creo que si lo combinan bien con algunas clases particulares acabarán la edad escolar en primaria con un nivel mucho mayor que el que puedan tener los niños escolarizados del modo tradicional.

Los niños que viven de aquí para allá, como los hijos de los circenses, suelen estudiar en casa, bien bajo la dirección de sus padres o de un tutor particular, y luego, una vez al año se examinan de ciertas materias para que el Estado compruebe su nivel educativo. Al final, pueden acceder al mismo título que el resto de niños pero con una gran ventaja, haber recorrido medio mundo a tan corta edad.

Familias en Ruta

Son muchas las familias que se han tomado un año sabático para viajar, y otras tantas las que llevan años viajando. En Traveler nos dan a conocer a algunas de esas familias.

Hay familias que viajan en autocaravana, como ya mencioné, y otras que simplemente llenan sus mochilas y se lanzan a la aventura pasando de un vagón de tren a otro, y hasta donde les lleven sus pies. Incluso hay otra familia que viajó siete años en bicicleta ¡y con dos niños! Increíble.

Las experiencias que deben vivir esas familias son tan enriquecedoras que probablemente serán de las pocas que puedan decir que, realmente, han vivido mucho. Y no penséis que hablamos de familias hippies estadounidenses o canadienses, suecos o noruegos porque en España también tenemos ejemplos dignos de mención.

La familia de Nati Ramírez inició su viaje alrededor del mundo en autocaravana el 4 de julio de 2016, recorriendo Europa hasta diciembre, para pasar en 2017 a Sudamérica. Recorrieron la mayoría de países latinos hasta Colombia, donde acabaría su segundo año de aventuras. Este año, en 2018, tienen previsto concluir su recorrido por el continente americano en Canadá, y luego pasar una tercera etapa  por Asia, Australia y Nueva Zelanda.

Según Ramírez, decidieron iniciar este viaje para dejar a sus hijos lo que consideraban era la mejor herencia del mundo, disfrutar de su infancia con mayor intensidad. Están viviendo una experiencia única, un viaje que sin duda será enriquecedor para toda la familia.

Todo esto me ha animado a recorrer mundo, o España, con mis hijos. Enseñarles lo que no pueden aprender en el colegio y fabricar bonitos recuerdos que durarán toda la vida. Ahora bien, lo mío es mucho más ligth, yo voy a alquilar una autocaravana en Car Rent Milladoiro y voy a empezar a salir a recorrer España en diferentes rutas durante las vacaciones. Mi intención es viajar, al menos, dos veces al año, una en Navidad, en pleno invierno, para visitar bonitos parajes nevados, y otra en Verano, la más larga, donde podremos hacer rutas más intensas visitando cada rincón del país. Y luego, cuando lo vea indicado, tal vez salgamos de nuestras fronteras para empezar a recorrer Francia, Inglaterra, Alemania, Italia… ¡No sería fantástico?

Lógicamente, al ahorrar para poder hacer todo esto tendremos que prescindir de otro tipo de viajes. Para mí, y para mi marido, se acabaron los viajes románticos a spas u hoteles caros. Ahora todo lo que veremos durante las vacaciones serán autocaravas y, lo más importante de todo: mil paisajes diferentes cada día por nuestra ventana.

Los niños están muy emocionados, y no me extraña. Si yo hubiera estado en su lugar y mis padres me hubieran dicho que íbamos a hacer algo así me habría dado un ataque de alegría inmenso. Joel, el pequeño, dice que cuando pasemos por Asturias quiere ir a ver la catedral de Burgos, lo que me ha hecho mucha gracia (me temo que habrá que enseñarle algo de geografía), y Nathan, el mayor, quiere visitar todos los campos de fútbol de las grandes ciudades. Yo les he dicho que todo eso está muy bien, y lo haremos, pero que se preparen porque la mayor parte del tiempo la pasaremos en zonas mucho más rurales, explorando rincones, paisajes y viviendo cuentos de aventuras.