Problemas de acceso a la anticoncepción en Europa

Problemas de acceso a la anticoncepción en Europa
19 junio, 2017

El mapa de la mujer en cuanto a la concepción sigue siendo muy dispar incluso en Europa. En países avanzados como el nuestro, donde muchas mujeres siguen teniendo problemas para concebir y deben recurrir a clínicas como IVI Dona para poder ser madres gracias a las donaciones de óvulos, también tenemos problemas de acceso a la anticoncepción, algo que casi suena más a regiones del Tercer Mundo que a la plena Europa.

Donar es hacer feliz a alguna familia y no tiene ningún tipo de contraindicación para la mujer que cede sus óvulos de forma altruista, y además ayuda a otras mujeres a cumplir su deseo de ser madres. Y es que en el mundo, cerca de 50 millones de parejas tienen problemas para tener hijos. Y se estima que solo en España, cerca de 600 mil parejas tienen este problema y solamente entre nosotras nos podemos ayudar. En este sentido, tenemos las mejores infraestructuras y medidas en IVI, en España, donde llevan más de 25 años ofreciendo las mejores técnicas de reproducción asistida gracias a las cuáles han nacido más de 110.000 niños en el mundo.

Pero ¿qué pasa sin embargo con las mujeres que no desean ser madres y sin embargo tienen problemas para acceder a la anticoncepción? Muchas veces se piensa que en Europa ya no hay problemas para el acceso a la anticoncepción. Y no es así. Todos los países europeos tienen que mejorar. De hecho, esta es una de las conclusiones del Atlas Europeo de la Anticoncepción, resultado de un estudio del Foro Parlamentario Europeo sobre Población y Desarrollo con la colaboración de expertos en salud y derechos sexuales y reproductivos.

El Atlas muestra de manera comparativa cómo es el acceso a la anticoncepción en 45 Estados europeos, entre ellos España. Los resultados, que se basan en el acceso a suministros de anticonceptivos, asesoramiento en planificación familiar e información online, revelan una realidad muy desigual  en Europa.

Nuestro país se encuentra en posiciones medias en este estudio, pero está por debajo de lo que le correspondería de acuerdo con, por ejemplo, el nivel de renta. España está peor que nuestros vecinos Portugal y Francia, y que otros países como Turquía e Irlanda en acceso a la anticoncepción moderna.

Según los resultados del estudio, pese a que tenemos unos ocho anticonceptivos de cabecera en España, en nuestro país hay poca información online sobre anticoncepción, que además no está financiada públicamente. De hecho, no se han realizado campañas de información o sensibilización en los últimos cinco años, y hay un déficit en la financiación de los métodos anticonceptivos, que además es desigual dependiendo de las diversas comunidades autónomas. ¿Por qué alguien que vive en Murcia no tiene los mismos derechos que una persona que vive en Valencia? Eso no es admisible.

En cuanto a la información y el reembolso de lo pagado por anticonceptivos, estos pueden ser asumidos por los sistemas de salud a un coste muy pequeño y con gran beneficio en la salud pública. Con un gasto relativamente pequeño, los gobiernos pueden reembolsar el coste de la  anticoncepción, particularmente los anticonceptivos reversibles de larga duración como son los implantes y el DIU. Por otro lado, los sitios web oficiales con información sobre los tipos de anticonceptivos y dónde obtenerlos representan un minúsculo gasto para los gobiernos, pero pueden hacer una gran diferencia para las y los ciudadanos que buscan información precisa. En este sentido, los programas de contracepción son de los más efectivos y baratos para los sistemas sanitarios.

Es por esto que se debería solicitar a los gobiernos y comunidades autónomas que el acceso a los métodos anticonceptivos modernos sea un elemento esencial de la cobertura sanitaria primaria pública, que se ofrezca información imparcial y rigurosa sobre los métodos anticonceptivos modernos y que se garantice el acceso a la anticoncepción a todas las personas, especialmente a las jóvenes y las que se encuentran en situación de vulnerabilidad, acabando con las discriminaciones por estado civil,  precio, prescripción o situación legal o administrativa  de las personas.

Puntos destacados de la anticoncepción

Según los datos más destacados, Francia ocupa el primer lugar en el  acceso  a la anticoncepción en Europa. También es el país con la tasa de natalidad más alta del continente. Y en general, Europa occidental tiene mejor acceso a la anticoncepción que Europa oriental. Sin embargo, una excepción notable es Moldavia, que está en el lugar más alto del ranking, en un cuarto lugar.

Los países de la Unión Europea dominan los diez primeros lugares; sin embargo,  también hay seis Estados miembros de la UE entre los diez países con peores resultados. Bulgaria y Grecia están cerca del final de la lista, solo por delante de Rusia.

Once países tienen un muy buen o excelente sitio web apoyado por el gobierno con información sobre los diversos tipos de anticonceptivos, dónde obtenerlos y si se reembolsa su pago. Mientras que muchos otros países cuentan con sitios web dirigidos por compañías farmacéuticas u ONG, seis países no tienen ningún sitio web de información que proporcione información sobre anticonceptivos (Albania, Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Grecia y Rusia). Algunos de estos mismos países tienen una tasa muy baja de uso de anticonceptivos, una alta tasa de abortos y una prevalencia de mitos sobre la anticoncepción.

Veinticinco países no ofrecen ningún tipo de reembolso por la anticoncepción. Un país, Eslovaquia, tiene una ley que prohíbe explícitamente cualquier tipo de reembolso por los anticonceptivos. Entre los países que reembolsan, el nivel de reembolso varía mucho.

Turquía proporciona ciertos suministros anticonceptivos gratuitos en los centros de salud públicos, pero sólo a las mujeres casadas.

La anticoncepción de emergencia es legal en todos los 45 países analizados. Sin embargo, en tres países (Albania, Hungría, Rusia) todavía se requiere una receta para obtener anticonceptivos de emergencia.