Dientes sanos desde edades tempranas

Dientes sanos desde edades tempranas
17 julio, 2018

Una de las cosas que tiene llevar y traer todos los días a los hijos del colegio es la cantidad de cosas que escuchas de los padres. Esto no lo digo con ánimo despectivo ni para quejarme, lo digo porque realmente es interesante darse cuenta de las situaciones que te cuentan otros padres, porque los niños tarde o temprano acabarán por realizar acciones que nos lleven a situaciones similares.

Recientemente escuché a un padre decir que la salud bucal de los niños es muy importante, pero que solo hay que preocuparse cuando los dientes de leche han caído. Esto es algo totalmente falto de sentido común, ya que la salud de los dientes es uno de los motivos por los cuales tenemos que fomentar la salud bucal en los niños.

Pero existen otros factores por los cuales es necesario realizar el cepillado y mantener hábitos de limpieza diarios. Es principalmente por las encías por lo que tenemos que ser constantes con los niños, ya que las encías están siempre a pesar de que los dientes de leche caigan y salgan nuevos.

Unos hábitos de limpieza sana pueden generar muchos beneficios en los niños. En primer lugar tenemos que hablar que un hábito de limpieza supone enseñarles la importancia de cuidar de la salud. Ello nos facilitará explicar a los niños que hay otros aspectos que necesitan el mismo cuidado para tener la salud cubierta.

Crear un hábito de limpieza también supone un ritual que puede servir para otras tareas necesarias, ya sea ingerir medicinas o comprobar niveles de azúcar en sangre en caso de niños diabéticos. Es decir, que una rutina como es el cuidado de la limpieza bucal puede suponer la introducción de otros hábitos para los niños.

En el artículo de hoy vamos a hablar precisamente de cuáles son los hábitos que tienen que llevar a cabo los niños, con la supervisión de los padres, para conseguir una boca sana capaz de dejar contento a cualquier dentista.

Consejos de limpieza bucal para los más pequeños

Es importante cepillarse los dientes al levantarse, después de comer y antes de ir a la cama. A veces los niños se saltan el cepillado de la noche porque tienen mucho sueño, pero es el más importante, pues las bacterias que se alojan en la boca actúan especialmente por la noche. Es esencial que se vayan a la cama con los dientes limpios.

También lo es evitar alimentos con exceso de azúcares. Como chuches, helados, caramelos, refrescos azucarados, zumos envasados, etc… Además de estar asociados a la obesidad infantil, el azúcar presente en estos alimentos deteriora el esmalte, erosionándolo y favoreciendo la aparición de caries. Es importante evitar o reducir su consumo a ocasiones especiales y enseñarles a cepillarse siempre los dientes después de consumir estos alimentos. En el caso de comer dulces entre comidas, cepillarse los dientes inmediatamente después para evitar el riesgo de caries

Visitar regularmente al odontólogo. Las revisiones deberían ser cada seis meses para controlar la posición de los dientes, la caída de los dientes de leche y la erupción de los definitivos. También para comprobar si hubiese caries o aplicar selladores para minimizar su aparición. Después del verano es una época ideal para hacerlo.

La clínica Mediosens establecida en León por el Dr. Milton Caravaca hace más de 25 años, ofrece servicios de odontología integral, contando en la actualidad con un grupo de odontólogos especialistas dedicados a las diferentes disciplinas, trabajando en equipo, en la misma clínica.

Ayudarles con el cepillado. Muchas veces confiamos en su buen hacer y luego nos llevamos sorpresas desagradables. A partir de los 7 u 8 años los niños son capaces de cepillarse los dientes correctamente, limpiando todas sus caras, mientras tanto habrá que ayudarles para llegar a donde ellos no llegan, especialmente muelas y caras internas de los dientes.

Utilizar pasta de dientes y colutorios específicos para niños. Porque para los pequeños vienen dosis específicas de flúor adecuadas a su edad, que no perjudican su salud. Además las formas y colores infantiles pueden suponer un incentivo para que los niños se diviertan con la limpieza bucal.

Beber agua para evitar la sequedad bucal y llevar una dieta sana. La saliva nos ayuda a limpiar los dientes, y por eso es importante beber agua para aumentar la producción de saliva. Es el aliado ideal de una boca sana. No sólo evitar alimentos azucarados sino consumir alimentos que fortalezcan los dientes, principalmente lácteos, verduras y frutas.