Cuando empiezan a ir al baño ellos solos…

Cuando empiezan a ir al baño ellos solos…
26 septiembre, 2017

Disfrutar de los primeros años de vida de un hijo o hija, sobrino o sobrina, nieto o nieta, etcétera, es una experiencia fascinante. Día a día uno se va percatando de las nuevas cosas que aprenden los más pequeños, se da cuenta de su desarrollo personal y también comienza a estar al tanto de los razonamientos psicológicos que siguen.

Esta es sin duda una de las etapas más bonitas en la vida de una persona: la de ver cómo se forman todas las cualidades y características de un ser querido. Sin embargo, es también una etapa dura puesto que mientras dura el aprendizaje el niño o niña también comete errores que pueden desembocar en un gran perjuicio para los padres y demás familiares. Seguro que a muchos de los que estéis leyendo esto os suenan de algo estas palabras.

Esos perjuicios que comentaba con anterioridad pueden suceder a edades muy diversas. Normalmente, el único periodo de la infancia que suele estar libre de ellos suele ser el primer año de vida debido a que el bebé todavía no sabe andar y no es capaz de moverse libremente por la casa. Pero cuando lo comienza a hacer, los problemas están servidos.

Es muy posible que, en un principio, hayáis encontrado manchas en las paredes o que el pequeño haya hecho añicos un jarrón. Sólo es la carta de presentación. El volumen de los problemas irá creciendo con el tiempo casi con toda probabilidad y es por eso por lo que debemos estar preparados.

Uno de los peores momentos es cuando comienzan a ir al baño ellos solos. Aunque bien es cierto que muchas veces los padres solemos acompañarles, el hecho de que ellos sepan desenvolverse por sí mismos hace que se sientan más independientes y de que ya no pidan ayuda cuando tienen alguna necesidad. Y un niño solo en el baño puede traer peligro.

Es posible que alguna de las trastadas que haya hecho el niño en el baño sea romper la tapa del wáter. Puede bastar con que simplemente la dejen caer para que ésta diga basta. Los casos que guardan relación con este ejemplo son cuantiosos y obligan a los padres a estar preparados para asumir el coste de cualquier reparación. Por suerte, en el caso de las tapas para el wáter tiene una solución bastante simple y barata. Basta con acceder a www.tapadelwater.com para comprobarla.

No importa el modelo o el tamaño, existen soluciones para tu wáter

La importancia de conocer una página web como tal radica en la cantidad de alternativas que se encuentras disponibles para el público. Tapas de wáter de cualquier modelo, tamaño o marca podrán ser encontradas en un lugar como este. A precios asequibles y con un plazo de entrega reducido para garantizar que las desventajas sean mínimas. Esta es sin duda una gran opción para paliar un problema como este. Los daños ocasionados por el niño serán recordados más como una anécdota que como un problema real en sí.

Es importante, por otra parte, saber cómo reprender a un niño que causa un mal como el que se ha descrito. Es evidente que hay que hacérselo saber, enfadarse con él y que llore si es necesario. Pero hay que explicárselo de un modo que sea educativo y también justo. De ahí que la violencia no deba tener lugar en un asunto como este. Los niños son mucho más listos de lo que podemos llegar a imaginar y, por ende, hablar con ellos siempre será una alternativa mejor que recurrir a otras “artes”.

El niño seguirá cometiendo travesuras. De eso no cabe ninguna duda. Por eso también es importante saber armarse de paciencia sin dejar de recriminarle al niño las cosas que hace mal. Esa será otra de las claves para que, en el futuro, se convierta en una persona educada, amable y que tenga especial cuidado por las consecuencias de sus actos.