Comprar apartamento en la playa

Comprar apartamento en la playa
30 noviembre, 2017

Los niños disfrutan mucho en la playa. No son pocos los que ven a las vacaciones con niños un sinónimo de mar, sol y arena. A los más pequeños de la casa les encanta la playa y para los papás es una forma de relajarse un poco y descansas mientras ellos lo pasan bien nadando, jugando con la arena, etc.

Si queremos pasar unas buenas vacaciones, nos vamos a un hotel o alquilamos un apartamento, Son buenas soluciones, pero mucha gente sigue comprándose apartamentos para tener ahí una residencia fija en cada periodo vacacional estival.

Una buena inmobiliaria siempre es clave

Un sitio sensacional es Denia, donde tienen una inmobiliaria como Romer Playa que es un clásico y que es capaz de encontrar la mejor vivienda a precios realmente competitivos. Las inmobiliarias han vuelto con fuerza, pero es que Romer Playa lleva muchos años de experiencia, lo que hace que sea la mejor posicionada en su zona.

Contar con una buena asesoría inmobiliaria como esta en Denia, te garantiza que vas a poder encontrar con total seguridad lo que buscas. Al final el tiempo es oro y uno lo que quiere es en poco tiempo dar con la casa adecuada para que toda la familia esté a gusto.

Volviendo a las vacaciones en la playa, lo mejor es tener listos una serie de juegos sencillos, nada de complicaciones, con los que poderlo pasar bien en familia sin complicarnos demasiado la existencia. Para ello vamos a darte cinco ideas para que puedas disfrutar con los más pequeños de la mejor forma.

Los juegos más divertidos y sencillos para los niños en la playa

Vamos con una lista que te va a permitir contar con 5 posibilidades para que los más pequeños de la casa no se aburran en ningún momento.

Salto de longitud: aquí se trata de ser deportistas olímpicos. Lo bueno de este juego es que no hace falta materiales para la organización de la competición, Tan sencillo como trazar una línea sobre la que la arena marque la salida y consiga alguien ser el juez. Se salta por turnos y hay que llegar lo más lejos posible, donde quien gana en cada ronda se encarga de llevar una piedrecita o concha en su defecto.

La momia: es un juego que suele divertir mucho a los más pequeños. Solo tienes que cavar un agujero bastante largo y que alguien pase a tumbarse en su interior, para después cubrirlo de tierra y dejando fuera la cabeza y colocaremos algunas decoraciones. Hay que recordar que también se puede hacer solo desde la cintura y así darle forma de colca de sirena. Es una broma que incluso puede ser muy divertida si algún padre o niño se queda dormido ¿no?

Carrera de canicas: aquí cada jugador lo que hace es construir una pista con arena que tiene la mayor inclinación posible, para luego colocar canicas o pelotas pequeñas en la parte superior y después lanzarlas. Esto lo que hace es que se deslizan con mayor rapidez.

Debemos tener en mente que cuanto más firmes y lisas sean la pistas, más grande será la ventaja. Cuenta con gran atractivo también el hacer curvas con obstáculos para que la carrera tenga aún más emoción.

Busca el tesoro: este sin duda es uno de los clásicos. Los niños lo que tienen que hacer es contar con los ojos cerrados, mientras que nosotros nos dedicamos a enterrar o esconder un objeto para que luego ellos lo encuentren. Puedes incluso delimitar la zona para que sea más o menos asequible, todo ello dependerá de la edad que tengan.

Castillo de arena: otro juego que es un clásico. Construir un castillo de arena les encanta a todos los niños. Además, para los más mayores también suele ser francamente divertido. Así que ya sabes, ponte a construir tu obra de arte para decorarla con conchas, algas, piedras y lo demás que se te ocurra. Para ello no te olvides de cavar un buen foso alrededor, que en muchos casos las olas del mar suelen dar sorpresas.

Como ves, la playa es un terreno de juego sensacional para que los más pequeños disfruten mucho y los que somos más mayores con ellos también ¿no?