Alquiler en familia

Alquiler en familia
16 junio, 2017

¿Sabéis lo complicado que puede ser para una familia una mudanza? Y no, no lo digo por la mudanza en sí, sino por el hecho de encontrar vivienda. Antes de seguir, he de puntualizad que nosotros no quisimos comprar nada en propiedad porque nos gusta mucho más la idea de poder mudarnos cuando nos cansemos de un barrio, una zona o, simplemente, empecemos a notar que nuestra vivienda ya no cubre nuestras necesidades. Por eso hemos preferido vivir siempre de alquiler.

El alquiler, a nuestro entender, sólo reporta beneficios frente a la posible compra de una vivienda. Para empezar, no te ata nada ni a esa casa ni al banco y eso es un plus a tener muy en cuenta. Si pagas 600 euros al mes de alquiler y te llega una época de vacas flacas, siempre puedes coger la maleta y mudarte a un pisito de 350 euros de alquiler hasta que te encuentres en una mejor situación económica. Además, puedes empezar con algo pequeño, de dos habitaciones, y si luego se amplía la familia, ampliar con ella la vivienda. Si te cansas de una zona, te mudas a otra, y si el barrio se vuelve inseguro también puedes coger tus cosas y largarte en un abrir y cerrar de ojos. Si quieres piscina, la puedes tener en una bonita urbanización, y si no te llega el dinero pues te coger un piso en un edificio sencillo, pero cuco.

No se trata de no tener esperanzas o expectativas de futuro, nosotros siempre queremos mejorar nuestra situación, pero si la suerte no nos acompaña, por lo menos, no nos veremos con el agua al cuello porque siempre tenemos soluciones.

Ahora bien, a veces (mucho más últimamente) los propietarios de las viviendas en alquiler ponen demasiadas condiciones y a los inquilinos se nos hace cuesta arriba encontrar casa.

Nuestro último piso lo encontramos a través de Segohouse, una inmobiliaria que nos ayudó muchísimo. Tuvimos que recurrir a ella porque eso de ponerte a mirar anuncios en Internet o en periódicos ya no era viable, a pesar de que es lo que hemos hecho siempre hasta ahora. Desde que estoy con mi marido nos hemos mudado 4 veces. La primera cuando nos fuimos a vivir juntos, a un pisito tipo loft muy coqueto. La segunda cuando nos casamos, a un piso en una urbanización con piscina. La tercera cuando nacieron nuestros hijos, gemelos, buscando algo más grande con cuatro habitaciones. Y la cuarta ahora, que buscábamos algo más cercano al trabajo de mi marido.

Tenemos un perro, un cachorro que compramos a Rocabull, uno de los mejores criadores de bulterrier, y os puedo asegurar que no nos arrepentimos de haberlo introducido en nuestra familia: es cariñoso, juguetón y a mis hijos les está enseñando lo que es la responsabilidad. Sin embargo, a pesar de tener sólo 7 meses, ha sido un problema para buscar alquiler pues muchos propietarios prohíben la entrada de animales a sus viviendas. Pero, ¿qué podemos hacer al respeto?

Desde el punto de vista legal, el arrendador tiene todo el derecho a prohibir tener animales en el domicilio arrendado pero no es justo que una familia tenga tantos problemas para alquilar por el mero hecho de tener un perro, o al menos esa es mi opinión.

Cómo encontrar un piso de alquiler donde permitan mascotas

  • Aunque puedan decirte lo contrario, avisa siempre de que tienes perro. Si no lo haces, aunque el arrendatario no haya dicho nada al respecto, puedes tener ciertos problemas después. Enséñale la cartilla de vacunación y demuestra que eres una persona responsable pero, si aun así, no cede, ve a otro sitio, no te busques problemas.
  • Un barrio donde haya cerca algún parque canino es una ventaja pues los propietarios de las casas saben que los dueños de mascotas querrán vivir por ahí y hay más posibilidades de que acepten a perros y gatos en casa.
  • Si no tenemos claro si podemos meter al perro y ya estamos viviendo en ese piso, lo que debemos hacer es revisar el contrato firmado para comprobar qué es exactamente lo que dice al respecto, o si no dice nada.
  • Otra cosa que os recomendamos, y que nosotros ya hemos hecho, es incluir al perro en un seguro. Puede ser un exclusivo para el animal o se puede incluir en el seguro de hogar por ejemplo. De esta manera, el seguro cubrirá los posibles destrozos que el can pueda causar en el piso.
  • Si aun así, no encuentras nada, busca en Trovit, un buscador que cuenta con un apartado específico de alquiler con animales, o Nuroa, que también tiene algo similar.

Pero, hagas lo que hagas, no renuncies a la compañía de tu amigo.